Platos rotos

La herencia que recibió en su día el “Gobierno del cambio” parece un pozo sin fondo. Ayer la detallaba aquí al lado Stela Benot y espantaban sus conclusiones: ¡235 millones de euros! que los gestores de doña Susana dejó amarrados con la perra habrán de ser apoquinados ahora por los contribuyentes, en algunos casos recargados…

Tiro libre

El entrenador Imbroda, hoy consejero de Educación, ha esquivado el virus con un espléndido «triple» sobre la bocina que le ha valido vencer a la pandemia. Su solitaria decisión de abrir las aulas –¡y las ventanas!—durante todo el curso ha permitido a docentes y alumnos, no sin un importante sacrificio y algún que otro catarro,…

Doble filo

La estrategia del sanchismo recién llegado, es decir, del alcalde Espadas, más que acreditar su apellido, sugiere la navaja, el doble filo que con una mano ofrece “estabilidad y acuerdo” al “Gobierno del cambio” –ahora ya su auténtico rival político—y con la otra promueve en el Ayuntamiento capitalino una actitud combativa con el ejecutivo autonómico…

Cal y arena

La verdad es que las posturas de Europa (me refiero a la UE) van resultado cada día más difíciles de entender para el peatón. ¿O es entendible que un juez menor extranjero anule las decisiones de nuestras instancias judiciales más altas como ya ocurrido en varias ocasiones? Ahora mismo estamos ante dos pronunciamientos comunitarios por…

Tacto fino

Tacto fino el que habrá de tener esta temporada la Junta para ponderar debidamente sus decisiones, de puertas afuera, procurando no pasarse ni quedarse corta en sus medidas. Sus responsables están entrillados, desde luego, en la difícil disyuntiva que supone abrir la mano o cerrarla al comportamiento público, sobre todo si se tiene en cuenta…

Apisonadora

Como doña Susana se resiste a ceder los tratos del gobierno del partido, el sanchismo en peso ha decidido pasar por encima de los estatutos y zanjar la cuestión proclamando el apoyo de Madrid al nuevo jefe adicto. La bicefalia no es nueva en el PSOE andaluz –que le pregunten a Borbolla- pero una cosa…