Retos e inútiles

Otra vez la sequía. Como en los primeros 90, cuando el “pellonato” se las veía y deseaba ante la perspectiva de una Expo 92 sin agua para los visitantes. “Están cayendo billetes de mil”, se entusiasmaba ante las primeras lluvias el alcalde Rojas-Marcos: imagínense como apretaba el “reto”. Pero sin iniciativas oficiales que valieran la…

Vías muertas

No ha habido quizá en la crónica de los descontentos nada parecido al generalizado rechazo popular a la llamada ADIF, ese tinglado que desgobierna el tráfico ferroviario a razón de un disparate por semana cuando no de alguna grave tragedia. El último en denunciarla ha sido el alcalde de Huelva, un regidor tranquilo pero firme,…

Agravio

En los inicios de la polka autonómica había que tener mucho ojo para evitar el lamento ante lo que se entendía por “agravio comparativo”, esto es, para no caer en la jeremiada quejosa de que a unos “autónomos” nos dieran menos que a otros. Y fíjense a dónde hemos llegado siguiendo la senda abierta por…

Colchones

Coincidiendo con la notica de la “Operación Bibi” –otra captura policial de un narco-yate, fletado en esta ocasión por delincuentes del Este–, un reportaje de J.J. Madueño recupera la inconcebible imagen del “blanqueador” durmiente sobre el colchón millonario que se hizo célebre en los primeros tiempos de los ERE, reconvertido hoy en instrumento de unos…

Minucipalitis

Habrá que hacerse el cuerpo a la “municipalitis” que se ha apoderado de los partidos andaluces porque a la vuelta de vacaciones, con las elecciones a la vista, vamos a tener Ayuntamientos hasta en la sopa. De momento, el panorama se perfila improvisador y confuso, con el PSOE confirmando candidatos apresuradamente, las múltiples izquierdas dando…

Pinchazos

En vista de los “pinchazos” registrados en la feria de Valverde del Camino y en las Jornadas Medievales de Cortegana, la Junta ha anunciado la aplicación de un protocolo específico de protección a las personas afectadas. Pocas veces un desorden antisocial había provocado tanta alarma pero quizá nunca el atentado de cuatro mequetrefes había resonado…