Piedras a lo alto

Voltaire abría el comentario sobre la blasfemia en su “Diccionario Filosófico” con una discreta advertencia que debería hacer pensar a tanto volteriano de pacotilla como anda esta temporada por ahí tirando piedras a lo Alto: el origen griego de esa voz que significa ni más ni menos que “ataque a la reputación”, según el sentido…

La cosa pública

Me ha extrañado la noticia de que una política veterana como Rosario Ballester, actual ‘delegata’ de Turismo y Deporte aparte de antigua alcaldesa de Moguer, haya caído en la tentación de construirse un chalé en zona rústica y sin licencia, o mejor dicho, al amparo de una licencia de obra menor para hacer un cobertizo…