Nos ha pillado desprevenidos el diluvio y enseguida han surgido voces, estimo que justificadas, exigiendo la declaración de sus tierras como “zonas catastróficas”. Pero ¿en qué quedamos, vale para valgo esa declaración o, como los diputados del PSOE defendieron en el Congreso cuando el fuego arrasó las provincias de Huelva y Sevilla, ésa no era más que una figura en desuso? Estos tratamientos excepcionales, plenamente justificados ante la desgracia, deberían medirse por igual como una misma vara y no en función de los intereses electoralistas o coyunturales del partido en el poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.