No hace falta mucho cacumen para criticar el Plan Proteja, ese invento del TBO concebido para entretener el paro en plena sima de la crisis y provocar un cierto revuelo que simule actividad. Una vez más, no hay “plan” propiamente dicho, sino improvisación, conejos de la chistera y derrama de millones. Tanto que la UGT, el “sindicato hermano”, se ha visto forzada a criticar los efectos de esa intervención como ejemplo de una mala idea peor aplicada que no ha dado de sí más que un trabajo de “mala calidad”. El tiempo pone a cada uno en su sitio, en ocasiones hasta por mano de los propios compañeros de viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.