Todo indica que Santiago Herrero deja su sillón en la patronal andaluza, la CEA, inquieto por el ruido de togas. Hasta el “banco malo” ha ido a la Fiscalía con la denuncia del presunto desvío de fondos en la promoción de viviendas VPO de la que sería responsable una fundación de la patronal a su cargo, lo que, junto a las denuncias anteriores, abre la posibilidad de que, tras el escándalo sindical, asistamos ahora a un rifirrafe con los patronos. ¿Se acabó la “concertación social”, ese reparto a manos llenas, u osará la presidenta Díaz reeditar aquella alianza con unos “agentes sociales” en la picota? Algunas cosas van a tener que cambiar, sin duda, en el festín autonómico.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.