No sabemos por donde tirará el proyecto de la Junta una vez descubierto que lo anunciado en el Parlamento era, digámoslo suavemente, sólo una parte de la verdad, y que la otra parte, la lesiva para medianos y más chicos, se ocultaba entre cifras y palabras con mano prestidigitadora. Lo de gravar a bancos y cajas quedará en nada, ya lo verán, tal como preveían los propios gravadores, pero está por ver la reacción de la gente de la calle a medida que se vaya enterando de la que se le avecina mientras se mantiene contra vienta y marea el gasto corriente. La verdad es que no tienen fuerza para otra cosa., Esta crisis es mucho troto para este novillero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.