Una fría tarde parisina anterior a la mitificada primavera del 68 me llevaron en París a escuchar a Roger Garaudy. Hablaba en un salón abarrotado en el que las consignas gritadas no permitían escuchar apenas las razones flotantes en la atmósfera psicodélica. Garaudy era todavía el pope del PCF, su gran ideólogo, el rival de Althusser, el inventor de “la muerte de Dios”, es decir, de la propuesta de relevo de la divinidad por su criatura y en la atribución a ésta del universo natural y social, pero se notaba ya en aquel iluminado una sombra de disgusto que la barrabasada de Checoslovaquia, la “traición” del 68 y otros desmanes conseguirían transformar en tormenta. Garaudy, en efecto, se levantó una mañana con los pantalones a cuadros y se salió del partido para iniciar una larga singladura que le llevaría, primero, a mudar de fe (y no era la primera vez que mudaba, por cierto) convirtiéndose al Islam emergente de Jomeini y Gadaffi, y más tarde decantándose por un antisemistismo negacionista que le acarreó una dura condena en los tribunales franceses. Todo el universo de sus cogitaciones, los Hegel, los Kant, los Fichte, el planetario en que giraba en su órbita exacta la vieja esperanza revolucionaria, implosionó de pronto como un astro agotado abriendo el agujero negro de las más extrañas compañías intelectuales, desde cuyo “horizonte de suceso”, como dicen los astrofísicos, podía columbrarse lejano pero ya cegador el estallido de un integrismo acorde con las malas compañías elegidas. Pues bien, aquella esperanza blanca de mi generación se llama ahora Ragaa Garaudy y predica hoy la yihad en las mezquitas/garage con el mismo fervor que durante tantos años trató de conciliar el cristianismo con la ley de Marx. Dios no había muerto del todo, por lo visto. Hegel le había jugado una mala pasada.
                                                                 xxxxx
Las viejas conversiones, al estilo de la experimentada por Paul Claudel en Notre-Dame en la Nochebuena de 1885, tomaron en los inicios de la Guerra Fría un aspecto mediático sobresaliente que culminó el bautismo de Gary Cooper. Hasta de Mitterand se dice que cambió de credo, más o menos en secreto, casi al tiempo  en que los jóvenes desencantados de la vida pero encantados de haberse conocido a sí mismos iban a la India tras las huellas de John Lenon y de la ex-reina Federica a sentarse con el brahmán o a danzar con la túnica azafranada. Pero ha sido el derrumbe del mundo bipolar, el desconcierto de un universo ideológico, mental si se quiere, en el que ya dos y dos no suman cuatro necesariamente, la auténtica causa de este movimiento nuevo que busca en el Islam una nueva Edad Media de certezas contadas y derechos estrictos. Un señor pidiendo que le dejen actuar en la Catedral de Córdoba como a Pedro por su casa: pues eso, cualquier cosa. Y lo que es peor: una legión de dialécticos enzarzados a favor y en contra del peticionario, como si el problema de España fuera en este momento dónde puede rezar un peatón o como si de verdad el orante tuviera algún derecho para respaldar esa exigencia o, en fin, como si no supiéramos de sobra lo que contestaría el imán si alguna oveja enrollada le pidiera permiso para concelebrar en Santa Sofía que cristiana fue antes que morita, como gótica antes que morita fue la Mezquita cordobesa. ¿A que da la sensación de que el personal está perdiendo la chaveta a marchas forzadas y de que cualquier día nos monta un priscoconverso una huelga de hambre en el umbral de la casa enarbolando la llave que dicen que se llevaron previsoramente al exilio pensando en volver alguna vez? Si la fe mueve montañas, la del converso es capaz de echar abajo el firmamento y quedarse tan pancha. Claro que estas cosas pasan por lo que pasan, no sé si soy capaz de explicarme. Un día, en cualquier caso, cualquier día, nos vamos a enterar todos sin necesidad de explicaciones.

18 Comentarios

  1. Lo siento. Pero cuando se toca el temita, abro y releo el archivo de “El orgullo y la rabia” y aún reconociendo que la Fallacci se pasó una veintena de pueblos –estuvo fina mi doña Rigalt, como casi siempre, en la evocación del colorines de EM- hay que entregar la cuchara y abrir los ojos: aún siendo minoría (¿?) los fundamentalistas le van comiendo el terreno por los pies a los tibios.

    Es un hecho que las madres que usaron vaqueros y camiseta mientras sus esposos se olvidaban de alguna de las cinco oraciones, hoy obligan a sus hijas adolescentes a usar el hijab, como ellas mismas, para que los hermanos/hijos no les llamen putas mientras el padre olvidadizo vuelve a simular un fervor del que está lejos. En el marcador de occidente muchas de las conquistas que nos ha costado tres siglos alcanzar, se están poniendo a cero mientras los del turbante aumentan su goleada.

  2. 13:13
    En España se está celebrando un campeonato de tontos y todos los días se baten records

  3. Diálogo de civilizaciones, de Roger Garaudy, Madrid, Cuadernos para el Diálogo, 1977. Lo mismo se convierte nuestro eximio líder, que parece haber empezado por el final. Año nuevo, vida nueva.

  4. Maestro lo más claro de estos pensamientos está en la frase: “no sé si soy capaz de explicarme”. Y además, se te entiende.

  5. Otra vez ja aparece en el fiel de la balanza, o trata de mantenerse en él, y sus amigos le mueden (amistosamente) los talones como si desearan que perdiera los estribos. El tema es dífícil y no debe despacharse con una ocurrencia y para que no quede duda alguna vaya por delante que estoy frente a cualquier experimento como este propagandístico, con mucho de político dentro, que propone ese fiel piadoso del Islam. Cualquier sitio es bueno para rezar. Pedir hoy la entrada en la Catedral- Mezquita es le prólogo para mañana exigir su “devolución” (¿¡).

  6. No, lo más claro no está en lo que se dice desde Fuente del Abanico, sino en la referencia a la mezquita-catedral de Santa Sofía. O todos moros o todos cristianos, pero lo que faltaba –sobre todo después del 11-M) es tomar sólo la primera parte del propósito.

  7. Totalmente de acuerdo, como lo he estado tantas veces, con el criterio del columnista. Sólo echo de menos (aunque entiendo el hastío de gm) que no descubra el cuento político que desde el Gobierno y la Junta se traen entre manos.

  8. En la Facu de entonces nos hablaba don josian de Garaudy con respeto, y no sabía que hubiera enloquecido tanto. Don J. decía, siempre que se hablana de otras creencias, eso de la “única verdadera”, aunque creo que él era agnóstico o se manifestaba tan imparcial que lo parecía. Para mí convertirse a estas alturas es de zonzos, de boludos aburridos, y si es un intelectual de tanta talla, más boludez encuentro en su actitud.
    Feliz año, amigos. Al Jefe ni le digo, porque çel sabe que le deseo lo mejor desde tan lejos, tan lejos…

  9. Les recomiendo que relean a mi creador, el señor de Voltaire, sobre religiones en general, sobre la morisma en particular. Ha tocado muy serenamente un tema que seguro que le toca más de cerca de lo que deja entrever, pero mejor así. Toda la prudencia que se le eche a estos asuntos es poca, y supongo que una mayoría absolutísima de españoles se ríe de esa propuesta fanática. Otra cosa es que quizá valiera más no reirse de semejantes provocaciones.

  10. En ningún país del mundo se toleraría que un “pringao”, como suele decir el nafitrión en estos casos, osara proponer la misma tesis de Bin Laden. Aquí no sólo se permite sino que se subvenciona a manos llenas (desde el Gobierno, desde la Junta autónoma) la construcción del polvorín.

  11. Sólo mala fe en vuestras palabras, en las de todos. Pero no creo que no puedan, sino que NO QUIEREN comprender.
    Todos a la mierda.
    Un musulmán español.

  12. Sobre el comentario de M.
    “El Islam es amor, el Islam es misericordia, el Islam es concordia…”. Cuando acaben la salmodia los vamos s tener metidos hasta en la sopa.

  13. ¡BUEN AÑO PARA TODOS! Lo del moro no merece la pena ni comentarlo. Me parece que jagm hace bien en mantenerse duro y algo displicente, limitándose a echar por tierra los presuntos derechos de esos locos.
    De acuerdo también con lo dicho anteriormente sobre que estas estupideces no son más que el fruto de la política de guiños que se trae el Poder con el Islam desde que llegó el PSOE. ¡Como le salga este proceso igual que el otro…!

  14. ¿Alguien imagina, en efecto, la respuesta que le darían en Estambul a un turco converso al cristianismo que reclamara el uso (y luego, la propiedad, de acuerdo) de la basílica de Santa Sofía. El pacífico Islam nunca fue tolerante en los términos que hoy se dice. Sin salir de Estambul, vayan a San Salvador in Chora y verán la minuciosa destrucción de la iconografía cristiana perpetrada en nombre del Islam.

  15. NO sé si es más tonto el moro o ustedes por discutir estas tonterías. Lo único bueno que tiene el moro es la grifa, colegas.

  16. No hace falta estar de acuerdo con la expulsión decretada por los cristianos para comprender que si Al Andalus llega a quedar en manos de la morisma hoy sería aproximadamente lo que es Libia o Irán, quizá Marruecos, y no quedaría ya ningún esplendor ni en la Mezquita ni en ninguna parte. La famosa Cultura islámica andalusí fue una más de las culturas fenecidas en la Historia (lean a Toynbee), eso es lo que hay. En cuanto a la audacia del morito ése, ni caso. Contra el vicio de pedir está la virtud de no dar.

  17. Mejor otro refrán: “pide, pide por esa boquita, que ya te darán por ese…”. ¿Lo cogen, ilustres profes y sabios pensantes? Pues no les paso el truja para una calada porque me quedan lejos, que si no…

  18. DE acuerdo con la columna, naturalmente, y con la mayoría de los comentarios.
    LO que podríamos añadir , sin embargo, es que todo esto, con un poco de vista, era previsible.¿No son los hombres unos locos, siempre yendo de un extremo al otro, no son las civilizaciones mortales, algunas se imponen mientras que otras van debilitandose y al final desaparecen, no hemos asumido, nosotros occidentales, el papel del malo, el del culpable , el que te lía las manos y te deja indenfenso ante los golpes del enemigo ?
    Hace años que se sabe que a Portugal le costó más su labor en Angola y Mozambique , que lo que reportó. Ahora resulta que en Francia pasa lo mismo con Marruecos y Argelia, cuando todos teníamos asumidos que habíamos saqueado la región.
    Lo primero es asumir lo que somos, sentirse orgullosos de ello y luego discutir, reflexionar y sacar provecho de los erropres del pasado.

    Me resulta simpatiquísimo el sr. Zumbao ese!Aunque no pruebo la grifa, ojo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.