No conozco a nadie que haya luchado más contra la infamia del narco que Pepe Chamizo. Su lucha comenzó nada más llegar de cura a San Roque a mediados de los años 80 y alcanzó su culmen poco después, cuando se enfrentó públicamente con sus denuncias a los Bancos y empresas que trajinaban blanqueando dinero y dando facilidades. Casi lo matan, o al menos eso fue lo que temimos sus amigos, antes de que lo nombraran Defensor del Pueblo los mismos políticos (PSOE, PP e IU) que –años después y hartos de coles– acabarían poniéndose de acuerdo para destituirlo. Y ahí vuelve el hombre, a cara descubierta, como siempre, proclamando en el desierto que si no se para en seco a esa garduña, nos jugamos el futuro. No le harán ni caso, porque del narco vive también la golfemia de cuello blanco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.