En Lepe acaban de poner la primera piedra del hospital prometido por Chaves en el 2004 y que, según ese compromiso, debería estar funcionando ya. Llegará, si es que llega, siete años después de lo comprometido, y eso si no se enredan las cosas, que todo puede ser, mientras continúa cerrado a cal y canto un hospital flamante misteriosamente enemistado con la Junta. Lo que le importa a Chaves son los votos, no la salud de los leperos, como es natural, y si han puesto esa piedra es porque estamos a un tiro de otra de unas elecciones que verosímilmente podrían consolidar en el pueblo y su comarca la hegemonía del adversario. Juegan con lo que haga falta, salud incluida, con tal de acomodar a su interés el calendario de las elecciones. Y encima ofenden a la inteligencia de los ciudadanos vendiéndolo como un logro. La salud, por ejemplo, puede esperar. Las urnas, no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.