También hay que ser optimistas para pretender que la presidenta de la Diputación asista a un Pleno del Ayuntamiento de Aljaraque para el que fue elegida en su día en lugar de largarse a un plató de televisión, aunque sea a uno desde el que le ha tomado el pelo a ella por activa y por pasiva y, encima, se nos haya tomado a los onubenses en términos no precisamente correctos. ¿Pero es que alguien piensa aún que esta pandilla le importa algo el votante salvo a la hora de votar? A Aljaraque que le  vayan dando mientras la Dipu esté segura. Esa mísera filosofía es la que explica este lance que no merece mayor comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.