Chaves quiere convertir el Parlamento de Andalucía en figura de lo que fueron las Cámaras de la España colonial, es decir, con sus representaciones extranjeras (americanas entonces) junto a las nacionales. Y basa ese sofisma  sofisma ridículo en que, puesto que el nuevo Estatuto habla de “circunscripciones provinciales”, no ve mayor obstáculo “para considerar a América y también a Europa como circunscripciones  provinciales andaluzas”. Ole. Nos toma por tontos, está claro, y la verdad es que, a estas alturas, algún  mérito hemos hecho para ello, pero es probable que nunca en su largo mandato haya tenido una idea tan absurda. Al “régimen” ya no se le resiste ni la geografía. Sólo le falta ahora incluir a Marruecos, como propuso Blas Infante.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.