No ha querido sumarse el PSOE a las manifestaciones de rechazo y dolor contra el atentado de Barajas, al parecer porque su “aparato” sigue estrictamente la estrategia madrileña de aislar a la Asociación de Víctimas apoyada, ciertamente, por el PP. Han faltado alcaldes y concejales, “apparatchiki” y candidatos/as, cargos públicos de todas clases. Un grave error, sin duda, y una equivocación añadida al despropósito que al atentado ha puesto en evidencia, un empeño absurdo en mantener dividida a la sociedad que clama con una sola voz (aunque en muchos casos, tristemente, con sordina) ante la tragedia y ante el fracaso, las dos cosas. Allá ellos, pero no es bueno que haya muertos de unos y muertos de otros. El desconcierto en que el atentado de la T4 ha sumido al partido en el poder no justifica en absoluto estas estrategias discriminatorias cuya práctica la verdad es que viene de lejos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.