La política de “recortes” que está afectando a sectores tan sensibles no rige para todos igual. Un ejemplo tremendo: la rectora de Málaga mantiene un gabinete en el que se hallan integrados dos camareros y tres chóferes, aparte de contar con seis periodistas en la nómina del vicerrectorado. Y ello mientras se denuncia un día tras otro la desesperada situación económica de las Universidades, a las que la Junta adeuda una fortuna, y se reducen a fondo las propias plantillas de profesores. Por cierto, esa universidad aparece penúltima en el ránking de las universidades españolas. Sin comentarios.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.