Lo va a tener fácil la oposición en el Parlamento andaluz para vapulear a la nueva Presidenta de la Junta. No es lo mismo, evidentemente, pasillear en un partido que enfrentarse a una tarea tan compleja como es la gobernación, y eso se le notó a la legua a Díaz en su primera comparecencia. Y es que no hay “política infusa” que valga ni puede esperarse grandes resultados de estos “appáratchiki” sin mayor formación que lo fían todo a la intuición y la suerte. Díaz dio, en su primera comparecencia, toda una lección de vacuidad que, con seguridad, se ha aprendido al dedillo la Oposición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.