Ayer visitó ZP Sanlúcar de Barrameda, más que nada para conseguir una publicidad fuerte y gratuita (menos mal) y alegrarle la pajarilla al vecindario con su insigne presencia. ¿A que no va a El Berrocal, a que no va a Riotinto, a pesar de que desde hace tres años esperan en esos pueblos abrasados no ya esa parusía inconcebible, sino una simple ayuda real a la catástrofe que sufrieron? O a Puerto Real, ¿a que no va a Puerto Real, donde el comprometió su palabra a que no habría despidos sino ajuste fino y que nadie saldría perjudicado del cerrojazo de Delphi? Que va, ZP está de vacaciones en Doñana, un paraíso, y a nadie se le ocurriría dejar un paraíso para asomarse a un quemado o a un purgatorio de parados. Las vacaciones se pueden interrumpir para darse un baño de multitudes, claro está, pero no parece lógico hacerlo para llevarse un sofocón y menos una posible bronca.

1 Comentario

  1. ¿Lo aficionará ‘el Pato’ -o sus hijos- a la pesca como hicieron con el amiguito de Slim? ¿Tiene algún cuñadito el Circûnflejo para que haga negocietes en Costa (de) Doñana? ¿Cómo no ha ido a la restaurada Merced a los toros, a darse un bañito de multitudes, o temía que lo corrieran a gorrazos los votantes de Perico? ¿O es que para no molestar a sus queridos socios ecoverdepacifistaindependentistas que le sostienen el silloncito se ha hecho tauromacófobo? Este muchacho es una pura(s) charada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.