En Huelva me entero de que –a pesar de que, según las propias fuentes oficiales, en las dos últimas semanas se han triplicado los brotes y duplicado las hospitalizaciones– ante un brote nuevo, los servicios epidemiológicos del SAS citan un viernes para el lunes a los posibles contagiados del entorno a fin de analizarlos, y el lunes anulan la cita emplazándolos para el miércoles. No dudo de los esfuerzos que hace el sistema público de salud ni de su mala herencia, pero creo que cabe extrañarse ante un hecho como el comentado porque parece sugerir un desorden o incapacidad inaceptable dadas las circunstancias. Tras tantos meses de pandemia no es de recibo que, a pesar de la dramática situación, aún no se haya dotado de los elementos imprescindibles al personal médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.