Villancicos “inclusivos”

Han dejado chico al profeta municipal que predicara un día el solsticio de invierno. Miren y juzguen: el Ayuntamiento de Sevilla paga un cartel de Navidad ilustrado con un arcángel inequívocamente gay; un alcalde monterilla dispone que en el Portal de Belén figure, no un Niño Dios, sino una “niña Jesús”; y a otro que tal baila no se le ocurre más que montar en su camello a una “Reina Maga”. Es la ola “inclusiva”, el airón idiota de una ideología invasora pensada, no con el cerebro, sino con la entrepierna. Han vuelto del revés el equívoco famoso del villancico gitano que se cantaba por “alegrías”: “Una vaca y un mulo,/ m’e quivocao, /que era un buey y una mula/ aquel ganao”. Hay tontos de capirote y tontos “inclusivos”. ¿Hay quién lo dude?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.