Mal le viene la noticia al susanismo en plena campaña: el Supremo ha confirmado la sentencia del TSJA que apreciaba un descarado trato de favor otorgado por la Junta del “régimen” a una empresa gestionada por la hija del presidente Chaves, a la que éste había concedido ya una millonaria subvención. Entienden los jueces que se alteraron deliberadamente las condiciones establecidas en la convocatoria del concurso para perjudicar a los competidores a base de eliminar o añadir condiciones “a posteriori” que estos no pudieron, en consecuencia, conocer. Otra vez el viejo estilo y el acento nepotista. En la recta final de las elecciones los rivales políticos no podían recibir mejor estímulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.