Que el PSOE no salga del burladero en la Comisión de los ERE es cosa que entiende cualquiera. Que su representante abrace de modo efusivo a un compareciente/imputado es ya harina de otro costal, aunque sólo fuera por aquello de guardar las formas. Que IU pregunte con insistencia por la complicidad de la Junta a sabiendas de que no van a responder bien puede ser una estrategia calculada. Que el diseño de la Comisión parezca de broma es lo lógico si se miran las cosas desde la perspectiva de los que no quieren y temen que funcione de verdad. Entre este bululú de los ERE y la tragicomedia de la banda de Gordillo, Andalucía tiene asegurada su presencia en “prime time” no sólo en España sino en toda la UE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.