Luego no quieren que se piense, que se diga, que se susurre o que se grite. ¿Se puede modificar puntualmente las normas subsidiarias vigentes y a sólo 14 horas de la nueva ley urbanística andaluza  –como han hecho en Gibraleón los tránsfugas amparados por el PSOE—provocando que ciertos propietarios se levanten una mañana con trescientos millones de pesetas más en su patrimonio? Ya lo creo que se puede pero me cuesta entender cómo el propio PSOE de los “decálogos” y las justificadas denuncias contra la corrupción de sus competidores políticos consiente que esto ocurra cuando la ley nueva es precisamente obra suya. Poderos caballero es don Dinero, más poderoso que la idea y el ideal juntos, más eficaz que cualquier razón, más práctico que cualquier justicia. Dirán los tránfugas, eso sí, por descontado, como el cónyuge sorprendido en brazos de otro, que no es cierto, que no es lo que parece, pero este golpe no hay discusión posible. Por alguna razón los ránfugas de Gibraleón han  beneficiado, cuando ya el cuarto árbitro sacaba la pancarta de la prórroga, a dos particulares con suerte. Pues nada, enhorabuena ya disfrutarlo con salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.