Lo consiguió. La concejala tránsfuga del PP de Sierra de Yeguas ha logrado echar al alcalde conservador al que había denunciado en falso, según los tribunales, por acoso y violación, a pesar de sus prolongadas relaciones. Y lo ha conseguido con el apoyo sinvergüenza del PA, que se beneficia al heredar la vara, y del PSOE, que de esta manera demuestra que todo le vale, hasta la infamia, cuando se trata de perjudicar al cada más amenazador adversario. Una vergüenza, no de quien ha demostrado no tenerla, sino de esos partidos que predican democracia y ejercen caciquismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.