Ayer mismo, al amanecer, una operación policial detenía decenas de narcos en este rincón turdetano de Andalucía, el triángulo Cádiz-Sevilla-Huelva. Son los enésimos y bien sabemos que, encima, algunos de esos capos siguen dirigiendo sus “empresas” desde su celda, o que hay clanes con la osadía suficiente para asaltar un hospital en rescate de un colega. ¿Cuántos delincuentes de esa garduña actúan en Andalucía, pues parece que la visible diligencia de la autoridad no basta para su control definitivo? Hace poco se trasladaba incomprensiblemente al jefe de ese servicio cuyos éxitos venían siendo clamorosos y no es infrecuente que se descubran complicidades entre los propios agentes. Es más que alarmante, pues, el crecimiento de esa mafia en una región deprimida en la que el enriquecimiento criminal supone un imán irresistible para amplios sectores desfavorecidos de la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.