Lo que es bueno para la Cuenca Minera no lo es para el Condado. El PSOE sostiene ese doble rasero a la hora de exigir al alcalde de Nerva que los vecinos afectados por el incidente tercermundista del agua no potable en sus grifos, no paguen en su factura por el periodo que duró el disparate. Es justamente lo contrario de lo que defendió en el Condado al obligar a pagar a los consumidores hasta el último céntimo a pesar de haber estado durante más de cuarenta días tragando agua no apta para el consumo, según la propia Junta de Andalucía. Dos criterios diferentes, dos varas de medir distintas, que constituyen, además de una manifiesta incoherencia, un agravio para los ciudadanos maltratados y forzados luego a pagar por el maltrato. Anteponer el interés de partido al de la gente es intolerable pero ésa es la única razón que explica este ridículo contrasentido que la dirección del partido consiente como si ese desafuero no fuera con ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.