Los gestores del Centro de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos de Villarrasa, que así es como se llama ahora al basurero, siguen pasándose por el arco, al parecer, según denuncian sus propios trabajadores, la normativa en vigor y enterrando la basura o tirando agua contaminada al río en lugar de tratarla previamente como está mandado. No se entiende la pasividad de la Junta y, sobre todo, el desmarque de la Diputación, que es la responsable del basurero, en este asunto que colea hace mucho tiempo, entre otras cosas porque acciones de ese tipo pudieran constituir delito. ¿No había una consejera del ramo que era de Huelva? Pues no se nota. O sí…

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.