La agencia Extenda de la consejería de Economía e Innovación tiene ese lema –“Vamos allá”—y, por lo que se ve, “embajaditas” abiertas en, agárrense, Buenos Aires, México, Miami, Nueva York, Panamá, Santiago de Chile, Sao Paulo, Bucarest, Budapest, Düsseldorf, Kiev, Lisboa, Londres, Moscú, París, Praga, Sofia, Varsovia, Casablanca, Luanda, Dubai, Pekín, Seúl, Shanghai y Tokio. No me digan que la decisión del Gobierno de la nación de supeditar los Presupuestos autonómicos al control del Estado no está espléndidamente justificada en este manicomio de las despilfarradoras diecisiete Españas.

2 Comentarios

  1. 1. Tercera Modernización: Andalucía Imparable (Marco teórico) . 2. “Vamos allá” (Práctica metodológica). 3. ERES (Máster)

  2. No estoy seguro de que estemos hablando de despilfarro. Ni me va ni me viene nada con esa Agencia Extenda, pero me basta con sumar dos y dos. De todo el negro panorama que atenaza a las empresas andaluzas, la única luz en el túnel la están poniendo aquellas que tienen la suerte y el valor de atreverse a vender lejos de aquí, a ser posible donde tus clientes te paguen a 30 días. Mirense si quieren las cifras de exportaciones de Andalucía. Ahora bien, díganle a ese fabricante de sofàs pileños o a ese que hace turbinas eólicas en Aznalcollar que agarre la maleta y se plante en Alemania, o en Hungría, o en Tokio, sin conocer a nadie. Bueno, pues ya sé de un caso (y me creo que debe haber más) en que toda la información sobre cómo abrir la persiana en una de esas ciudades arriba mencionadas se la dieron en esas que arriba llaman “embajaditas” y que, según acabo de ver, son simples oficinas comerciales. SI cumplen o no del todo su función, si su presupuesto está ajustado o si el que está al frente de cada una de ellas lo está por méritos propios, igual de eso se podría hablar, aunque no me consta nada raro. Pero no creo que sean un despilfarro para aquellos empresarios que alguna vez han pensado en agarrar el petate e irse a vender a donde pinte mejor la cosa.
    Por lo demás, encantado de volver a encontrarme con esta columna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.