Justa pero no poco ingenuamente defiende nuestro editorial de ayer que el concejalillo de Valverde que llamó ‘hijoputa’ al fotógrafo de El Mundo debe dimitir. ¡Pero, hombre, si acaban de hacer alcalde, aunque sea provisional, a un tránsfuga que, como el insultador, participó en la mariscada feriante pagada con factura de escayola! ¿Qué es peor insultar a un periodista o gastarse el dinero del pueblo en cigalas para pagarlas luego con una factura presuntamente falsa? Peor es, sin duda, lo de ese alcalde provisional, el gran Donaire, que fue quien presidió el festín con todas sus consecuencias. Porque lo que habría que preguntarse es cuántas mariscadas y cuántas facturas de “Escayolas Antoñito” se habrán permitido estos rumbosos. Un ‘hijoputa’ más o menos, a la vista está, importa bien poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.