Nunca es más imprescindible un criterio sanitario claro y firme que en tiempos de pandemia. Menudean, sin embargo, los casos de negacionismo y oposición a la vacuna basados, lamentablemente, en rumores y cábalas aventureras. No sólo se dan casos de negativa a recibir la vacuna sino que hay familiares que, como cuestionables responsables sus mayores, se oponen a que éstos sean vacunados. La Fiscalía ha tomado ya cartas en el asunto y sería menester que se decidiera pronto sobre la base del criterio médico y conforme al sentido común. Exponerse prejuiciosamente al riesgo o exponer a él a las personas impedidas puede resultar un puente tendido a la enfermedad. Por eso urge declarar los derechos y sus límites. Dejar al criterio basarse en un “meme” es una barbaridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.