Zafarrancho en los partidos hegemónicos andaluces. A doña Susana le ha salido ya –¿dónde estaría hasta antier ese rebelde?— un competidor que aprovecha la marea que sopla desde Madrid, y en el PP parece que también toman impulso para dinamizar un partido que, no se olvide, ya ganó una vez las elecciones autonómicas precisamente bajo la mano fuerte del que se susurra que sería el nuevo líder: Javier Arenas. Es obvio que, sobre un pasado lastimoso, el futuro se vislumbra imperfecto, y que unos y otros andan reinando ya sobre un cambio capaz de aprovechar la coyuntura crítica que vive la región. Nunca lo tuvo peor el partido en el poder ni mejor su eterna oposición. Ahora va verse si de verdad esos líderes compiten por la autonomía o tan sólo por su ambición personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.