No es una novedad, pero UGT acaba recordar, por boca de su secretario general, que en la comarca minera onubense el paro asciende ya al 50 por ciento, esto es, a uno de cada dos integrantes de la población activa, y ésa es una situación  insostenible que no hay derecho a entretener a base de subvenciones y mamoneos sino que es necesario abordar como una crisis terminal. Entre otras cosas porque todo hace r prever que todo vaya a peor en los próximos años, lo que literalmente condenaría a la zona minera a una verdadera muerte civil. Ni planes de diversificación, ni cuentos chinos: la Junta, los ayuntamientos del PSOE, la Mancomunidad, todos y cada uno vienen ganando tiempo a base de las políticas menos imaginativas y más truquistas. Uno de cada dos parados debe de ser la tasa más alta de España. El Gobierno y la Junta deben explicar qué piensan hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.