No le falta razón al presidente del PP, Juanma Moreno, al reprochar a doña Susana el tiempo perdido en este año y medio de ambiciones. Pedir su dimisión, sin embargo, como parece que hará hoy en el Parlamento, es ya otro cantar, porque si Díaz está “achicharrada” tras su espléndida derrota en su pelea con Sánchez, no está sola, desde luego, en la unidad de quemados. ¡Si nos pusiéramos a hablar de “achicharrados”, don Juanma, y a exigir sus dimisiones, no sólo el Parlamento, sino en nuestra política autonómica pleno, la vida pública andaluza se iba a quedar como un solar! Aquí entre nosotros costaría mucho encontrar a quien mereciera tirar la primera piedra. Aparte de que, ¿qué gana la democracia con contribuir a la debacle del PSOE? Algún día puede que tengamos juego limpio en nuestra política. ¿O no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.