Han sido interesantes las declaraciones del delegado de Cultura, Juan José Oña, en torno al Plan de Arquitectura Defensiva de Andalucía (PADA), y valiosa sin duda la tarea de conservación patrimonial que trae entre manos. En la relación de obras echo, sin embargo, de menos, la ermita valverdeña de El Santo –joya del neobarroco andaluz debida a Balbontín, que contiene obras excepcionales como las vidrieras de Carmen Laffón o el mosaico de Javier Clavo—en ruinas desde el pasado temporal de lluvias. Por qué ese monumento no es hace tiempo un “BIC” (Bien de Interés Cultural) sólo puede contestarlo un Ayuntamiento que va a acabar famoso a causa de disparates como el adefesio de nueva Plaza que acaba de perpetrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.