Si ya fue significativo el recorte experimentado por los resultados electorales andaluces en los últimos comicios, más lo es, sin lugar a dudas, la rebaja de 10 puntos que ha conseguido el PP en las europeas del domingo. No tiene sentido extrapolar, por supuesto, pero tampoco lo tendría minimizar este reajuste continuado que va acercando la alternativa conservadora a la hegemonía del PSOE desde antes de estallar la crisis económica. Y eso es bueno objetivamente, porque si es mala la suficiencia hegemónica, todo lo contrario resulta la consecución de un  equilibrio que contenga ciertas soberbias y abra la posibilidad esencial de la alternancia. Diez puntos son muchos puntos aunque aún sean insuficientes para fundamentar un  cambio. Pero es seguro que esas dos fuerzas rivales, cada una con su cuenta y razón, se tentarán ahora la ropa con más cuidado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.