La apertura de diligencias informativas por parte de la Fiscalía en torno a la situación de abandono del polvorín de Riotinto, denunciada por Ecologistas en Acción supone un nuevo paso en el imprescindible esclarecimiento de unos hechos difícilmente aceptables. Nuevos detalles aportados por el grupo ecologista contribuyen a aumentar la inquietud pública, toda vez que asegura que, junto a la absoluta desprotección del citado depósito de sustancias eventualmente peligrosas, la propia documentación –el Registro de entrada de la explotación abandonada– se halla al alcance de cualquiera, con el consiguiente riesgo. Cuesta entender a qué espera la autoridad gubernativa para, además de vigilar ese polvorín, tomar la decisión de retirar las misteriosas sustancias que, en le caso de resultar amenazantes, ciertamente podrían estar ya y desde hace tiempo en las manos menos aconsejables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.