Cuando finalice la instrucción del caso de los ERE y hagamos balance, se verá meridianamente claro que ése fue el montaje más grave de la autonomía pero siempre dentro del estilo y del método consagrado: el de que el dinero público –que “no es de nadie”, según una exministra—se ha administrado en la cámara oscura sin otra regla ni principio que los intereses de los administradores. Si el PSOE fracasa en las autonómicas, como anuncia su propio desconcierto, se podrán aducir muchas causas y concausas pero ninguna, seguramente, con un impacto sobre la opinión semejante al de estas mangancias. Chaves, Griñán o Viera han perpetrado ese disparate pero siguen siendo candidatos. Un partido no se arrepiente y regenera así como así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.