La Cámara de Cuentas, esa avispa sin aguijón, ha descubierto en Canal Sur –¡vaya sorpresa!—graves irregularidades contables y el hecho alarmante de que deba a corto plazo el equivalente al 70 por ciento de sus ingresos, hablando con claridad de “maquillaje financiero”, como si ésa no constituyera una imputación gravísima que en cualquier situación política medianamente democrática habría de tener consecuencias también graves además de inmediatas. Peor lo más gracioso es la petición de aclaraciones que,  como consecuencia, ha hecho el PP, prolongando una comedia que arruina las arcas de la autonomía mientras sostiene al “régimen” de Chaves, que es su auténtico cometido. El video comunitario más caro del mundo, sin duda, y el más implacable comisariado no van a entretenerse en sumar y restar con esmero, sino que bastante tienen con atender a diario las teleconsignas de la Presidencia. ¿No sería más decoroso que la Cámara disimulara y cerrara la boca?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.