El de los EREs parece un asunto sin fondo a la vista de lo que en ellos se va descubriendo. De arriba abajo y de derecha a izquierda, porque lo mismo aparecen en ellos sorprendentemente los grandes ídolos caídos de nuestra historia reciente, como Ruiz Mateos o Conde, que figuran mindundis avalados sólo por su ejecutoria en el partido. Toda una trama, no caben ya dudas, de la que apenas sabemos cuatro datos y que la mayoría absoluta del Parlamento se empeña en mantener oculta. Aunque la verdad es que, teniendo en cuenta lo ya descubierto, tiene su lógica humana ese cierre de filas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.