No sabe uno si tomarse en serio o a chacota la absurda propuesta del responsable andaluz de UGT, Manuel Pastrana, de que se permita el rezo compartido en el recinto eclesial de la Mezquita de Córdoba “para atrae turistas”. En serio sería para enviarlo a los albañiles; en broma, la propuesta supone una ignorancia de lo que aquel gran símbolo representa tanto como una ocurrencia, entre pueril y estúpida, indigna de quien dice representar a los trabajadores. Cualquier clavo le vale a esos síndicos subvencionados para escabullirse de los gravísimos problemas reales, pero lo menos es exigirles que no hagan el ridículo con iniciativas como ésta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.