El “sindicato hermano” UGT se ha apresurado, por boca de su secretario regional andaluz, Manuel Pastrana,  a descalificar la insinuación de huelga general hecha por el flamante coordinador de IU, Cayo Lara, a pesar de que él mismo y otros dirigentes provinciales, andan diciendo por ahí que habría que recurrir a ese expediente extremo si el paro en la autonomía alcanza el millón de personas, cosa poco menos que inevitable a medio y quizá corto plazo. A mí me da que lo que a los sindicatos les ha escocido es la llamada de Lara a reconducir los sindicatos a posiciones de clase poniendo en peligro la “entente cordiale” que la estrategia política de “concertación” ha posibilitado durante muchos años. Pastrana quiere, por lo visto, la exclusiva para echar los pies por alto. Lara, con criterio inobjetable, le acaba decir lo contrario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.