Ha sido contundente la respuesta del alcalde de Cartaya, el “comandante Millán”, a las gravísimas acusaciones vertidas por la UGT al denunciar que las mujeres que trabajan en el sector fresero lo hacen en situación hasta de esclavitud, por lo que resulta imprescindible que UGT ratifique su denuncia o reconozca (que no pasaría nada) su yerro o salida de tono. Pero sin peder ripio ahora denuncia que RENFE envía la línea Huelva-Sevilla “cada vez más trenes de desecho”, otra grave imputación que debe ser sostenida con pruebas, sobre todo porque está reciente el compromiso de Chaves en la tele de dotar a Almería de un potente dispositivo ferroviario. El sindicato no hace más que cumplir con su deber denunciando cuantas situaciones injustas descubra pero ha de fundar seriamente lo que dice no sólo para ser tomado en serio sino porque los denunciados también tienen sus derechos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.