El sindicato UGT, lamentablemente no del todo ajeno ni mucho menos al lío de las prejubilaciones falsas, no quiere que haya comisiones de investigación. Dice que, “con los datos que nos constan”, no deben de ser tantas las personas implicadas en el enorme estafa, y cree que “se está extralimitando de tal manera la situación en términos políticos” que las “comisiones de investigación “enredarían mucho más”. ¡Lo que hay que oír! Bastante debería tener UGT con explicar –ojalá que ante una comisión parlamentaria—qué hacían propios suyos en ese negocio. Apagar la luz por las bravas solamente sugiere un explicable temor a verse en sorprendida en una postura aún peor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.