Coincidiendo justo con el refrendo del Tribunal Supremo a la sentencia absolutoria de Camps por el caso de sus tres trajes famosos, nos enteramos de que el Ayuntamiento de Los Palacios ha enviado al fiscal las cuentas de los tres trajes—esta vez de flamenca—que una concejala del PSOE había cargado a las arcas municipales. Esto de los tres trajes se está convirtiendo en un arquetipo de la corruptela, lo que da una idea de la miseria de nuestra vida pública compatible, sin embargo, con sus grandes mangazos en esta democracia averiada que lo mismo viste de trapillo que “prêt-à-porte”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.