Ya no es el 27 por ciento que anunciaban hace poco los observadores de Unicaja, sino el 30 por ciento de paro la tasa que, según  los de Cajasol (una entidad que más ‘juntista’ no puede ser), alcanzaremos a finales de este año de desgracias. Frente a ello, la Junta insiste en rechazar la oferta de pacto ofrecida por la oposición, atenta sólo a reeditar el rentable instrumento que fue desde su invención el “acuerdo de concertación”, y permanece a la expectativa, atenta en exclusiva a los movimientos que vaya haciendo el Gobierno de Madrid para imitarlos en lo posible. Sería un suicidio esperar a que la crisis amaine por sí sola, pero lamentablemente todo indica que ésa es la filosofía de nuestros responsables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.