Al propósito de un abogado de recurrir por vía judicial los daños causados por las sucesivas riadas en Ecija y Lora debería añadirse la determinación política de averiguar si es cierto que semejantes catástrofes se deban a la negligencia de instituciones como el Ayuntamiento o la Consejería, para evitar que la proverbial lentitud  de la Justicia acabe diluyendo los efectos de esta razonable reclamación. Hay mucho Ayuntamiento que “pasa” de informes y advertencias de otras Administraciones o de sus propios funcionarios y ése es el mayor desprecio que cabe hacerle al ciudadano contribuyente. Es la propia Junta la que debería investigar limpiamente el caso y, en su defecto, el Parlamento. Fiar el caso a los ropones es como sentarse a esperar la próxima riada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.