Sin salir de la provincia de Huelva ni del último quinquenio, la lista de Ayuntamientos onubenses que han sido arrebatados a otros partidos por el PSOE a base de camelarse al tránsfuga es ya bastante más que escandalosa, miserable. Se empezó en Aracena ensayando el paso en bloque de IU al PSOE, experimento sofisticado luego en Gibraleón al repetir el truco pero pasando en bloque los tránsfugas del propio PSOE y la del PP por el grupo mixto, se perpetró en Villarasa, se ha ensayado con éxito en Niebla y sin éxito en Palos de la Frontera, se consumó en Trigueros o Jabugo, y ahora– al calor del mayor escándalo urbanístico de los últimos tiempos– se consuma en Punta Umbría. ¿Un pacto contra el transfugismo firmado hace poco en el Congreso, decían ustedes, bajo la presidencia del ministro Sevilla? Bueno, respecto a pactos, pelillos a la mar. De lo que se trata es de desnaturalizar los resultados de las elecciones comprando a traidores a sus partidos y a los votantes. Huelva es hoy un ejemplo nefando de estas prácticas. El PSOE su responsable máximo.

2 Comentarios

  1. Lo dicho: mangantes. En Punta han comprado a un tío, como antes habían comprado a una tía, como en Gibraleón habían comprado a la otra y así sucesivamente. Ni se moleste en denunciarlo. En Huelva la gente sabe lo que tiene y por qué lo tiene. Si quiere seguir teniéndolo, todas las evidencias resultarán inútiles.

  2. la política onubense deriva sin freno hacia le gansterismo. Se compran concejales y alcaldes como en el Chicago de los años 20. Veremos si la cosa no acaba como acabó aquello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.