Ha dicho el coordinador de la campaña del Referéndum de Autonomía, Díaz Trillo, tras su rotundo fracaso, que “la democracia es así”. Y no señor, nada de eso. Una democracia en la que los dos tercios se abstienen de participar es una democracia enferma y quien no quiera aceptar eso es que tiene de la voluntad democrática una opinión muy mísera. ¡Cómo va a “ser así” un sistema que se basa precisamente en conocer la voluntad de los ciudadanos, cómo va a dar lo mismo que la asamblea participe o que se quede en casa! Lo que se demostró el domingo es que a la inmensa mayoría de los onubenses no les interesa ni poco ni mucho cuestiones inventadas que los políticos reputan trascendentales pero que a aquellos (y a Alfonso Guerra, insistamos) les dice su sentido común que ni les van ni les vienen. En todo caso, ojo, porque Huelva ha batido su récord de abstención y eso, no cabe duda, supone un indisimulable parpajazo para quienes convocaban a las urnas. Ellos van por un camino y el pueblo por el suyo. La democracia no es así, don Pepe Juan, lo que le pasa es que está enferma.

1 Comentario

  1. No querido….No. La democracia no puede estar enferma. Ni metafóricamente hablando se puede decir eso.
    Es la sociedad la que está enferma. Alienada.
    La Constitució actual que además de ser la impuesta por los herederos del franquismo ni siquiera se cumple por los signatarios. Fué mal concebida e ilegal maquinación.
    Hace falta un revulsivo. Una llamada de atención a los españoles para que rompan las amarras ideológicas y sentimentales que tienen con el pasado franquista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.