La Junta, el presidente Griñán, han dejado claro que su compromiso de abrir el texto del “decretazo” a todos es un cuento más. Al aparecer en el BOJA, el “decretazo” ha entrado en vigor y se admiten apuestas sobre que cuanto se discuta a posteriori en nuestro Parlamento inútil se ha de quedar en agua de borrajas. Tristemente queda claro una vez más que tampoco Griñán entiende otro lenguaje que no sea el del trágala, pero mucho me temo que esta vez el desplante chulesco le va a costar caro tal como van las cosas. Que no se quejen luego del “acoso” funcionarial: todo el mundo sabe lo que ocurre cuando se cierra una olla y crece la presión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.