Otro trágala impuesto por Educación, donde el nuevo consejero elige seguir las huellas de sus infaustos predecesores/as. Ahora se trata del Reglamento de Organización de Centros, el ya famoso ROC, metido por el mando con el calzador de CCOO y ANPE y en contra de la resistencia numantina de todos los demás, incluyendo a los padres. ¿Por qué no pacta la Junta, acaso cree que los bemoles valen más que el acuerdo, o es que da por perdida ya cualquier negociación libre? Una educación que a duras penas funciona bajo mínimos y que ahora verá “recortados” sus recursos debería entender que la fuerza podría valer como último recurso pero nunca como primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.