Poco habrán sacado en claro los, supongo, escasos ciudadanos que hayan seguido en directo el debate sobre los ERE celebrado en el Parlamento. Griñán está cada vez más atado de pies y manos, su socia IU cada minuto más servil y cómplice, el PP decidido a no tener en cuenta más que lo que va saliendo de la investigación judicial. No existe manta capaz de tapar este inmenso roto y se nota que todos lo saben, aunque los responsables, como es lógico, se aferren a un clavo ardiente. Y mientras, la juez instructora diciendo que su trabajo continúa y que tras lo ya averiguado no va sino un punto y seguido. No se puede defender lo indefendible, eso es todo. La tozudez de la realidad supera siempre los sofismas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.