Pronto cumplirá un siglo la teoría orteguiana de Andalucía, ese aguafuerte que nos retrataba –¡en 1927!– como “narcisistas colectivos”, asombrado de que, en Sevilla por ejemplo, “los vecinos hayan aceptado el papel de comparsas…(debido) a esa propensión a representarse a sí mismos”. ¿Insultante o tristemente irrebatible? Nunca hemos sabido espantar el fantasma del tópico pero ahora el propio Ayuntamiento de la capital regional convoca a sus vecinas a “salir a la calle vestidas de flamenca” y a sus vecinos a lucirse  “de corto y con sombrero de ala ancha”. No imaginaba yo a ese alcalde tan serio ladeando el calañés pero hasta eso parece posible ya en estos tiempos revueltos. Habrá que pensar que si no les da vergüenza será porque no la tienen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.